Publicado el

Las barriadas del norte de Frostgrave

Hace tres años, cuando empecé a trabajar en Frostgrave, ni remotamente podía imaginar que un día estaría escribiendo la introducción de su tercer suplemento completo. Debo decir, afortunadamente, que mi entusiasmo por el juego no ha disminuido ni un ápice desde entonces y me sigo divirtiendo al escribir nuevo material tanto como cuando escribí las reglas originales. Sin embargo, hay un aspecto relacionado con el éxito del juego que me ha preocupado.

Siempre he querido que el ‘mundo de Frostgrave’ sea lo más abierto e indefinido posible, un lugar lleno de misterio que dé a los jugadores sitio suficiente para crear sus propias historias. Para mí, esta creatividad es el aspecto más atractivo de los juegos de miniaturas fantásticos. Por ello, al escribir estos suplementos, en ocasiones me ha costado encontrar el equilibrio justo entre crear material divertido, capaz de ofrecer nuevas experiencias de juego, sin imponer demasiadas cortapisas a la creatividad individual. Como siempre, espero que los jugadores se queden con lo que les guste de este libro y omitan el resto.

El tema central de este suplemento son los demonios y las tribus bárbaras que los veneran. Comienza con una explicación sobre cómo los magos pueden forjar pactos arcanos con algunos de estos seres, poderosos y antiguos, ganando así increíbles beneficios a cambio de pagar por ellos un gran precio. Después viene un capítulo entero centrado en los demonios; presenta una serie de capacidades y poderes adicionales que las entidades extraplanares podrían poseer. Esto permite individualizar a cada demonio y hacerlos mucho más peligrosos que antes. También hay nuevos hechizos; dos para ser exactos: Sirviente Demoníaco y Tatuaje Místico, un efecto muy versátil y utilizado entre las tribus bárbaras. También hay más opciones para magos, en forma de nuevos soldados, ideales para quien deba enfrentarse a adversarios poderosos.

Para aquellos jugadores que desean saltar directamente a la acción, el libro contiene ocho  escenarios, incluyendo dos minicampañas, llenos de demonios y bárbaros. Finalmente,  redondeamos el libro con un puñado de monstruos demoníacos (entre los que destacan un par de demonios mayores de gran poder) y, por supuesto, ¡una tabla llena de botín mágico nunca visto hasta ahora!

Incluso en los mejores momentos, Frostgrave es un lugar peligroso, pero sus barriadas más septentrionales, dominadas por templos alzados en honor de demonios, y las hordas bárbaras que las han invadido, son todavía más letales. ¡No me culpes si tu mago saca un uno en su tirada de supervivencia…!

Joseph A. McCullough. Pactos olvidados

Deja un comentario