50 Brazas

Los visitantes proceden de Inglaterra, Francia, España, Holanda y China. Algunos son honrados corsarios, más o menos. Otros son perniciosos piratas, ahítos de la sangre derramada en el Caribe. Unos pocos son contrabandistas, procedentes del incomparable Mediterráneo. Tampoco podemos olvidarnos de los esclavistas, almas impías que comercian con cargamentos humanos por la Ruta Triangular. Todos ellos tienen una cosa en común: se encuentran en este lugar porque la Doncella los atrajo hacia la tormenta, arrancándolos de su propio mundo y depositándolos en la Encrucijada del Diablo, una región azotada por las tempestades, llena de misterios y muerte en el alienígena mundo de Caribdus.