Publicado el

Rolero: El Discursito se detiene… de momento

A veces, para poder coger impulso es necesario dar un par de pasos hacia atrás.

La campaña de Rolero: El Discursito en Verkami no iba todo lo bien que nosotros creíamos que iría. No es que esperáramos grandes alaharacas, evidentemente. Sabíamos que era un producto complicado y nuestra intención nunca fue la de vender muchos ejemplares.

 

Pero esperábamos algo más. Viendo que las cosas no iban como creíamos, empezamos una ronda de consultas a distintas personas del mundillo. Personas variadas que nos dieran una visión plural. Y así comprendimos que la campaña no estaba yendo bien porque estaba mal planteada. No habíamos sido capaces de explicar el producto. La gente no sabía exactamente qué era Rolero: El Discursito. Y así, lógicamente, mal íbamos.

Viendo esto, decidimos pararnos a reflexionar sobre ello y volver a intentarlo más adelante, de otra manera y mejor. Estamos seguros de que esa segunda vez sí que será la definitiva. Mientras tanto, os pedimos disculpas por el retraso.

Álvaro Loman y Tiberio han grabado un vídeo explicándolo, podéis verlo aquí.

Publicado el

Rolero: El Discursito

Rolero el discursito

Este libro no es un juego de rol, sino una guía para iniciados en el mismo. Su objetivo, su intención, su leit motive, será enseñar técnicas y trucos varios para explicar qué es el rol a alguien que no sabe lo que es.

Es un tema peliagudo pero inevitable. Todos tenemos un amigo, familiar, mascota o ente pandimensional que no sabe lo que es un juego de rol y se siente incómodo con el tema. Todos los roleros, en algún momento de nuestras vidas, hemos tenido que enfrentarnos a una situación similar, improvisando sobre la marcha y, en ocasiones, haciendo el más absoluto de los ridículos. Yo mismo he quedado mal con gente que me importaba, bien con gente a la que no y un montón de puntos intermedios.

Soy consciente de no ser el único. A lo largo de mi vida como rolero he vivido y escuchado algunas de las anécdotas más rocambolescas que existen. He visto amigos vanagloriarse de ser unos parias junto a otros que dicen que todo esto es victimismo y que el rol entendido como actividad maligna fue un momento puntual, casi una moda. Visiones extremas complementarias de un gran todo llamado afición rolera.

Del otro lado también he contemplado cosas que harían mearse encima al propio Lovecraft y razonamientos que pondrían los pelos de punta al magufo más convencido. He visto a gente quedarse con la cara totalmente pálida al ver un dado de más de seis caras y otros preguntar que si lo del rol es «eso de matar gente» sin sonrojarse siquiera. Padres de amigos me han prohibido ver a sus hijos y profesores han llamado a los míos para avisarles de que me habían pillado jugando al rol en el instituto.

Repito; he vivido o me han contado todo eso y más. No es ficción, y dudo mucho que sea una excepción. Tú, rolero de pro que estás leyendo este libro, seguro que has pasado por experiencias similares y te habrás sentido impotente al no saber lidiar con las consecuencias directas de ello.

 

Por Álvaro Loman. Actualmente en crowdfunding: podéis verlo aquí.