Publicado el Deja un comentario

El amuleto de la suerte

Aparte de las pertenencias simbólicas, cada jugador debe aportar un amuleto de la suerte que simbolizará su fe, la esperanza, la confianza, o cualquier otra fuente de estabilidad emocional y recursos adicionales a la que pueda recurrir. Puede tratarse de un anillo de pedida, un crucifijo, una figurita de plomo, un cromo firmado, un pendiente, una pluma, un naipe, etc. A lo largo de este reglamento nos referiremos a él como Amuleto de la Suerte, independientemente de su naturaleza y significado.

Dado que este elemento sí se emplea durante el juego como contador, es imprescindible que tenga entidad física real, y será de agradecer que no sea muy voluminoso. Cada amuleto debe ser distinto, de modo que pueda saberse quién es el propietario del mismo aun cuando deje de estar en posesión del jugador en cuestión.

Albert Estrada, Al Límite.

Ya en preventa.

Deja un comentario