Publicado el

Estancia prolongada en una mazmorra

Cuando un personaje es encerrado en una mazmorra, debe hacer una tirada de Espíritu al segundo mes de prisión y los siguientes. El fallo indica que se derrumba y da a sus captores lo que quieren. Una tirada de uno natural en el dado de Espíritu (da igual lo que salga en el dado salvaje) indica que la experiencia afecta a su cordura y debe reducirse su dado de Espíritu en un nivel de dado. También gana una nueva desventaja, una Fobia menor, relacionada de algún modo con la ordalía.

Cuando la reducción de Espíritu lleva este rasgo del prisionero por debajo de d4, su voluntad se hace añicos por completo y se hunde en la demencia.

Si el prisionero además es torturado durante el periodo, debe aplicarse una penalización a las tiradas en función de la habilidad y crueldad del torturador, que puede ir desde -1 por palizas regulares al -4 que supone un captor experto en las artes del dolor.

Solo se deberían usar estas reglas para representar una encarcelación prolongada. Solomon Kane es capturado y encerrado en mazmorras en varias ocasiones durante los relatos y a tus errantes probablemente les ocurra algo parecido si se enfrentan a la ley o algún noble corrupto. En líneas generales, su estancia será corta y desagradable, seguida de una fuga atrevida. Sin embargo, en otras ocasiones el personaje se pudrirá en una celda durante meses y estas reglas permiten representar con facilidad el hecho.

Huida
Asumimos que los personajes no querrán esperar tanto tiempo. Es casi inevitable que el prisionero sufra una larga y agónica muerte… eso suponiendo que no le espere una ejecución sumaria bien rápida. En el caso de los héroes, muchas veces su única opción real será la fuga. Dependiendo de la frecuencia de contacto entre carceleros y prisioneros, quizás estos logren subyugar a sus captores o verdugos. En aquellos casos donde el personaje sea abandonado a su suerte durante mucho tiempo, quizás logre excavar un túnel. Muchas mazmorras se encuentran excavadas bajo el nivel del suelo, así que no es infrecuente que las paredes sean húmedas, el mortero se ablande o la mampostería acabe cediendo. Con suficiente tiempo, cualquier cosa es posible y si algo tienen los prisioneros, es tiempo de sobra.
Extraído de El mundo salvaje de Solomon Kane. (c) Texto propiedad de Pinnacle Entertainment Group. Utilizado con fines publicitarios.

 

No olvides suscribirte a nuestro boletín de noticias.

Deja un comentario