Posted on

Drakonheim: Los trasgos

Cuando Gozzy ser cachorro, Gozzy pensar que humanos ser ángeles. Humanos dar nosotros regalos del cielo. Más tarde, Gozzy aprender que ellos pensar que ser basura y por eso, tirar. Gozzy pensar que humanos estar ciegos. Ellos pasar por alto muchas cosas. Tirar incluso cosas brillantes y bonitas. Pero Gozzy ver algunos humanos dar tumbos en la oscuridad. Ellos adentrar en nido de ratas. No ver ninguna de las señales de nido. ¿Quién hacer eso? Muchos mordiscos. Gozzy tener que salvar humanos.
Ahora Gozzy saber la verdad. Humanos no ser ángeles. Tampoco ciegos. Ser simplemente estúpidos. No ser su culpa. Ellos nacer así. Es trabajo de Gozzy salvar humanos de sí mismos.
– Gozzy el Silencioso

Las ratas y los bichos no son lo único que vive en las alcantarillas. Hace varios siglos, un pequeño grupo de trasgos encontraron uno de los tubos de drenaje y descubrieron que la red de alcantarillado era un hogar perfecto. Desde entonces han crecido y se han multiplicado y en la actualidad alrededor de un millar de trasgos viven bajo las calles de Drakonheim.
La mayoría de estos trasgos viven de rebuscar entre la basura y cazar las muchas otras criaturas de las alcantarillas. Unas pocas madrigueras de cada reino también cultivan hongos. Casi todas estas setas son simplemente alimento, aunque hay algunas variedades alucinógenas y otra, muy específica, que los miembros del Reino de la Rata cultivan por ser un potente veneno. Unos pocos trasgos, valientes, intentan robar comida, herramientas y armas de la ciudad sin ser vistos. Otros, todavía menos e incluso más valientes que los primeros, intentan comerciar con los humanos.
Los trasgos se organizan en “reinos”, a falta de una palabra mejor que los defina. Con el paso de los años muchos reinos han ido y venido. A día de hoy hay tres reinos, que portan los nombres de sus animales tótem (que también se encuentran en las alcantarillas). Estos reinos son el Reino de la Rata, el Reino del Ciempiés y el Reino del Cubo Gelatinoso (que los trasgos conocen como Slergrad). Cada reino está dividido en más o menos una docena de madrigueras y cada madriguera alberga entre seis y cien trasgos, aproximadamente. Los reinos trasgos están casi siempre en permanente guerra entre sí. Lo habitual es que dos de los reinos se alíen para superar al tercero pero rara vez estas alianzas duran más de un mes. Como su nombre indica, todos los reinos trasgos tienen un rey, que suele ser el jefe de la madriguera más grande y no es un título hereditario.
Dentro de los reinos, los trasgos practican un tipo de democracia conocida como “votar con los pies”. Los trasgos que están descontentos con los líderes de sus madrigueras pueden mudarse a otra, aunque generalmente nunca se cambian de reino. Los líderes de las madrigueras usan diferentes estrategias para atraer seguidores: algunos muestran fuerza y fiereza, otros generosidad y no son pocos los que amenazan a quienes siquiera piensen en marcharse.

Deja un comentario