Publicado el

La pelota única (que quedaba)

 

Un partido de balón-cara puede acabar en tragedia… sobre todo cuando se corre el riesgo de perder la pelota ¡y es la única que tenemos!

En Enseñanza Mágica Obligatoria, cada día es una excusa para vivir nuevas aventuras.  En esta aventura gratuita escrita por Sergio S. Morán tendréis que luchar por vuestras vidas ¡y vuestra pelota!

Esta aventura se ha liberado gracias a que fue uno de los objetivos desbloqueados en el mecenazgo de Enseñanza Mágica Obligatoria. ¡Las gracias a los mecenas! Incluye además una serie de ayudas gráficas recortadas y preparadas para que podáis utilizarlas cómodamente a la hora de jugarla on line. O para que lo preparéis en recortes dentro de vuestras partidas en mesa.

Pero sin más dilación, podéis pinchar aquí para descargarla.

Publicado el

El último cacharro

¡Llega a vosotros la primera de las aventuras de una hoja gratuitas que se desbloquearon en el mecenazgo de Enseñanza Mágica Obligatoria! Una lucha épica por no ser los únicos de la clase sin el último objeto de moda.

Podéis adquirirlo aquí por el insuperable precio de 0 €, aunque si esperáis al Black Friday a lo mejor lo encotráis a mitad de precio.

Publicado el

Verónica Guerra «Parabellum» en el Instituto, el crossover oficial no oficial

Interrumpimos la emisión de temas únicamente centrados en Exo, porque tenemos una noticia de alcance.

Nuestro buen amigo Morán ha lanzado un crowdfunding para financiar su nueva novela. Los muertos no pagan IVA. En él se narran nuevas aventuras de Verónica Guerra, la investigadora de lo paranormal en un mundo muy parecido al nuestro pero con unas cuantas criaturas mágicas. El CF va como un tiro, por cierto, si me permitís el chiste malo.

Como nosotros estamos ahora mismo distribuyendo su juego de rol, Enseñanza Mágica Obligatoria, el juego de rol, nos ha hecho especial gracia que el bueno de Morán haya decidido realizar la hoja de personaje de su personaja más famosa, en sus años mozos. Podéis verla aquí.

¡Y echadle un ojo a su novela, redios! que merece la pena.